Orégano

El orégano (origanum vulgare) es una planta perteneciente a la familia Lamiaceae, con enormes propiedades culinarias y medicinales, que se ha utilizado durante varios siglos como condimento y como remedio casero por sus múltiples propiedades que contribuyen a mejorar la salud de nuestro organismo.

Su tallo y sus hojas, bastante abundantes, están cubiertos de pequeños y finos pelos, de los que se puede extraer un aceite esencial.

Beneficios

  • Actúa como digestivo, ya que contiene timol que calma los espasmos intestinales y los dolores estomacales.
  • Trata afecciones respiratorias, pues tiene propiedades antiinflamatorias, antisépticas y expectorantes, que actúan contra la gripe, la bronquitis y otros problemas.
  • Sirve como carminativo, pues elimina gases y flatulencias, disminuyendo la inflamación.
  • Funciona como antibiótico, ya que su aceite es rico en polifenoles que combaten microbios y bacterias.
  • Es un excelente antioxidante natural, de manera que aumenta las defensas y bloquea la acción de los radicales libres que causan el envejecimiento.
  • Actúa como estrogénico, lo que quiere decir que ayuda en la prevención del cáncer.
  • Calma los dolores menstruales, especialmente si se le prepara a modo de infusión, y también alivia los dolores de cabeza y los problemas gástricos.
  • Ayuda a mejorar la circulación, ya que cuenta con flavonoide y naringenina, que estimulan la circulación sanguínea y ayudan a evitar problemas cardiovasculares.
  • Destaca por su contenido de omega 3, hierro, magnesio, cobre y calcio, así como por aportar vitaminas B6, C, E, K y la tiamina vitamina B1, indispensables para la buena salud.

No apto para personas embarazadas o en periodo de lactancia.