Ajo

El ajo (allium sativum) es una planta perteneciente a la familia Allium (cebolla). A lo largo de la historia, el ajo se ha usado principalmente por sus propiedades medicinales y beneficiosas para la salud. 

La mayoría de los efectos que aporta a la salud se deben a uno de los compuestos de azufre que se forma cuando se pica, machaca o se mastica un diente de ajo. Este compuesto es conocido como alicina, es el responsable del distintivo olor del ajo. La alicina entra en el cuerpo a través del aparato digestivo y viaja por todo el cuerpo, donde emplea sus potentes efectos biológicos.

Beneficios

  • El ajo posee un alto valor nutritivo es muy rico en hierro, manganeso y vitaminas C, B6 y B3.
  • El ajo es un poderoso antioxidante que sostienen los mecanismos de protección del cuerpo contra la oxidación.
  • Antibiótico natural, el ajo refuerza el sistema inmunológico y ayuda a prevenir infecciones.
  • Por sus efectos antibacterianos, antiparasitarios, antifúngicos y antivíricos es uno de los mejores remedios para el resfriado.
  • Por sus propiedades antiinflamatorias y expectorantes, es recomendado en enfermedades como tos y bronquitis.
  • El ajo reduce y regula la presión arterial, es excelente en caso de hipertensión.
  • El ajo es depurativo mejora los niveles de colesterol, lo que puede disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas.
  • Los compuestos activos del ajo pueden reducir la presión sanguínea, ya que mejora la circulación.
  • Ayuda a combatir los parásitos intestinales.
  • En dosis elevadas, se ha demostrado que los compuestos de azufre contenidos en el ajo protegen contra el daño en los órganos derivados de la toxicidad de los metales pesados.
  • El ajo puede mejorar la salud ósea.
  • Los suplementos de ajo pueden mejorar el rendimiento atlético.

Su consumo en exceso está contraindicado para personas que sufren hipoglucemia, tensión arterial baja o tienen alguna deficiencia renal.